Restaurantes Itinerantes

Pop Up, la nueva tendencia de restaurantes itinerantes

RESTAURANTES POP-UP O ITINERANTES: UNA TENDENCIA GLOBAL DE EXPERIENCIAS GASTRONÓMICAS. Las cuatro características que definen una propuesta pop-up son flexibilidad, espontaneidad, rapidez y temporalidad.
El verdadero poder de un restaurante itinerante es el sentido de exclusividad y la capacidad de sorprender a la gente.

Desde antes de la crisis ocasionada por la pandemia, se estaba haciendo cada vez más popular una nueva manera de comprar, cenar y relacionarse. Se trata de las tiendas y restaurantes pop-up, donde el espacio deja de ser fijo para convertirse en itinerante y temporal para ofrecer, casi siempre, una experiencia irrepetible.

Innovadores, reciclables y de bajos costos. Los restaurantes Pop Up se caracterizan por ser nómadas. Hoy los encuentras en un sitio, pero mañana están en otro completamente distinto presentando nuevos chefs, otro menú y un diseño más sorprendente que el anterior.

En algunos de estos restaurantes pop up, los detalles sobre el menú y la ubicación se mantienen ocultos hasta el final; lo que además le agrega un toque de misterio a esta nueva experiencia que por lo general se anuncian únicamente por redes sociales.

La tendencia nació en ciudades como Nueva York y Londres, donde nuevos diseñadores y talentosos chefs buscaban vías alternativas para dar a conocer el resultado de su trabajo, mirando la manera de ahorrarse costes fijos como el alquiler de espacios y, a la vez, poder difundir su obra más allá de sus fronteras.

Así, bajo el concepto pop-up –que podríamos traducir como emerger y que se inspira en el mismo nombre que usamos para denominar las ventanas emergentes de Internet– algunos diseñadores de moda empezaron a buscar espacios singulares donde presentar sus nuevas colecciones o vender sus stocks. En paralelo, una nueva forma de disfrutar de una cena especial empezó a forjarse. Se trataba de menús originales ofrecidos directamente por un chef en casas particulares, sótanos o terrazas, caracterizados por celebrarse alrededor de una única mesa con capacidad para un máximo de 25 personas.