Oportunidades

El gobierno tiene un espacio para implementar políticas de mediano plazo que han estado esperando su turno.

Uno de los sectores más golpeados por la reciente crisis será el turismo. (Foto: GEC)Uno de los sectores más golpeados por la reciente crisis será el turismo.

La propagación del coronavirus tendrá severos impactos sobre la economía mundial y el Perú. El mundo ha entrado en recesión y esta vez será aún peor que durante la crisis financiera internacional 2008-2009.

La economía peruana cuenta con uno de los más sólidos fundamentos macroeconómicos a nivel de mercados emergentes, en términos de elevadas reservas internacionales (29% del PBI), bajo déficit en cuenta corriente (-1.5% del PBI), baja deuda pública (27% del PBI) y elevados ahorros fiscales (12% del PBI). No obstante, es claro que Perú no podrá escapar de los impactos provenientes del severo deterioro del entorno internacional y la propagación del Covid-19:

• La economía peruana se contraerá por primera vez desde 1998. La magnitud final de caída será no menor, pero aún es incierta y dependerá de factores como la duración de la cuarentena. Asimismo, una recuperación en “V” no está asegurada teniendo en cuenta el calendario electoral 2021.

• La pobreza puede subir muy rápidamente hasta 10 puntos, lo que sería un enorme retroceso social que debemos evitar.

• El déficit fiscal puede superar el 7% del PBI (un nivel no visto desde los años 80).

Son retos inmensos los que toca enfrentar a nuestros experimentados policymakers. Solo un plan de estímulo monetario y fiscal lo suficientemente grande y de rápida ejecución permitirá amenguar los elevados costos sociales, evitar daños permanentes sobre la salud financiera de hogares y empresas, así como cimentar una recuperación más rápida.